De la impaciencia y la comodidad de los novatos

Supongo que la mejor forma de hacerme popular como bloguera no es empezar criticando el comportamiento de algunos novatos, pero creo que una colleja virtual no viene mal de vez en cuando (aunque la verdad es que muchas deberían llevárselas las facultades que «sueltan» a los licenciados en el mundo profesional sin haberlos preparado para lo que se van a encontrar).

Leo en una lista de distribución de traductores el mensaje de una chica que se define como «todavía un poco verde». Está haciendo una traducción inversa y ella misma confiesa que ni siquiera sabe qué significan los términos en español. Entonces, ¿por qué se mete en ese berenjenal? Parece que cree que, para conseguir ganarse la vida como traductora, lo importante es hacer el mayor número de traducciones lo antes posible. Sin embargo, en el mundo profesional, más que la cantidad, lo que importa es la calidad. ¿Y cómo va a producir una traducción de calidad una persona que no sabe qué significa la terminología del texto original y que encima traduce a una lengua que no es la suya? ¿Realmente merece la pena aceptar proyectos con los que nos arriesgamos a que nuestra imagen como profesionales salga perjudicada?

La mayoría de las personas que entra actualmente en el mundo laboral se ha criado en un mundo en el que casi todo es inmediato y no es consciente de que hay cosas que llevan su tiempo, como la búsqueda de trabajo. Incluso para puestos en plantilla, el trabajo no se consigue de un día para otro, así que no queda más remedio que tener paciencia. Aceptar trabajos para los que no estamos preparados por conseguir esa experiencia que en teoría nos hará tener más encargos puede cerrarnos puertas que tal vez nunca vuelvan a abrirse; vale más ir «despacito y con buena letra» y demostrar que la falta de experiencia no tiene por qué ser sinónimo de falta de profesionalidad.

Esa impaciencia muchas veces va unida a un exceso de comodidad: ¿para qué van a molestarse en consultar un diccionario o documentarse, si las listas de distribución están llenas de traductores expertos en mil temas? Es verdad que hay gente que sabe de muchos temas y que hay mucha solidaridad en la profesión, pero los colegas están para ayudarnos como último recurso, no para sacarnos las castañas del fuego; si abusamos de su generosidad, lo único que conseguiremos es que dejen de prestarnos su ayuda y nos tachen de poco profesionales.

Todos hemos sido novatos en algún momento y todos cometemos errores. Lo bueno es que podemos aprender no solo de los nuestros sino también de los de los demás: una mala imagen resulta muy difícil de limpiar, así que lo mejor es evitar ponernos en situaciones que puedan hacernos entrar en el saco de los traductores poco profesionales.

Publicado en profesión | 16 comentarios

¿Otro blog sobre traducción?

Eso es lo que llevo mucho tiempo planteándome. ¿No hay ya un montón de blogs estupendos escritos por traductores? La verdad es que sí. De hecho, yo sigo unos cuantos. Entonces, ¿por qué creo otro? Supongo que por muchas razones: porque muchas veces, al leer otros blogs, me quedo con las ganas de escribir algo más que un simple comentario; porque otras, cuando hablo con estudiantes o con recién licenciados, me doy cuenta de lo poco que saben sobre la profesión; porque considero que el intercambio de opiniones es (casi siempre) enriquecedor; porque un blog te permite conseguir más visibilidad como profesional… Así que aquí estoy, empezando este nuevo proyecto, que espero que resulte útil e interesante a sus lectores. ¡Bienvenidos!

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios